Como mejorar la comprensión de los estudiantes

El objetivo final de la enseñanza es precisamente eso: enseñar, no ponerse delante de la sala a hablar. Pero a veces es más fácil hablar que enseñar, como todos sabemos, sobre todo cuando tenemos que cubrir mucho material en poco tiempo. Esperamos que los alumnos entiendan, si no ahora, sí antes de la hora del examen, y cruzamos los dedos para que sus resultados indiquen que hemos hecho nuestro trabajo.

  • Evite las preguntas de sí/no.

Evite las preguntas de sí/no y las frases como “¿Tiene esto sentido?”. En respuesta a estas preguntas, los alumnos suelen responder “sí”. Así que, por supuesto, es sorprendente que varios alumnos admiten después que se han perdido. Para ayudar a los alumnos a captar ideas en clase, haga preguntas puntuales que requieran que los alumnos utilicen sus propios conocimientos previos.

  • Pida a los alumnos que reflexionen.

Durante los últimos cinco minutos de clase, pida a los alumnos que reflexionen sobre la lección y escriban lo que han aprendido. A continuación, pídeles que piensen cómo aplicarían este concepto o habilidad en un entorno práctico.

  • Utilice pruebas.

Haz un breve cuestionario al final de la clase para comprobar la comprensión.

Pida a los alumnos que resuman.

Pida a los alumnos que resuman o parafraseen conceptos y lecciones importantes. Esto puede hacerse oralmente, visualmente o de otra manera.

Mujer estudiando
  • Señales con la mano.

Las señales con las manos pueden utilizarse para calificar o indicar la comprensión del contenido por parte de los alumnos. Los alumnos pueden mostrar desde cinco dedos para indicar una comprensión máxima hasta un dedo para indicar una comprensión mínima. Esta estrategia requiere la participación de todos los estudiantes y permite al profesor comprobar la comprensión dentro de un grupo grande.

[Imagen de una clase con la mano levantada]

  • Tarjetas de respuesta.

Todos los alumnos de la clase levantan simultáneamente fichas, carteles, pizarras blancas, pizarras magnéticas u otros elementos para indicar su respuesta a una pregunta o problema planteado por el profesor. Utilizando los dispositivos de respuesta, el profesor puede anotar fácilmente las respuestas de los alumnos individuales mientras enseña a todo el grupo.

  • Cuatro esquinas.

Las cuatro esquinas son una forma rápida y sencilla de comprobar la comprensión de los alumnos y permiten al profesor controlar y evaluar la comprensión. El profesor plantea una pregunta o hace una afirmación. Los alumnos se desplazan a la esquina apropiada del aula para indicar su respuesta a la pregunta. Por ejemplo, las opciones de las esquinas podrían incluir “Estoy muy de acuerdo”, “Estoy muy en desacuerdo”, “Estoy algo de acuerdo” y “No estoy seguro”.

Pensar-parejas-compartir.

Los alumnos se toman unos minutos para reflexionar sobre la pregunta o la indicación. A continuación, se ponen en pareja con un compañero designado para comparar sus ideas antes de compartirlas con toda la clase.

Alumnos en clase
  • Lectura coral.

Los alumnos marcan el texto para identificar un concepto concreto y lo repiten, leyendo el texto marcado en voz alta al unísono con el profesor. Esta estrategia ayuda a los alumnos a desarrollar la fluidez, a diferenciar entre la lectura de enunciados y la de preguntas, y a practicar el fraseo, el ritmo y la lectura de diálogos.

  • Prueba de una pregunta.

Formule una sola pregunta centrada en un objetivo específico que pueda ser respondida en uno o dos minutos. Puede escudriñar rápidamente las respuestas escritas para evaluar la comprensión de los alumnos.

  • Seminario socrático.

Los alumnos se hacen preguntas unos a otros sobre una cuestión esencial, un tema o un texto seleccionado. Las preguntas inician una conversación que continúa con una serie de respuestas y preguntas adicionales. Los estudiantes aprenden a formular preguntas que abordan temas para facilitar su propia discusión y llegar a una nueva comprensión.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.